Image
Catedral de Santa Ana - El Salvador

El 25 de noviembre de 1904, debido al deterioro del templo, el obispo de El Salvador Adolfo Pérez y Aguilar autorizó la reconstrucción la parroquia; para ello se conformo una junta de reconstrucción de la parroquia bajo la presidencia del párroco santaneco Manuel López Mejía, la cuál empezó a ejercer sus funciones desde diciembre de ese año, comenzando la reconstrucción con la colocación de la primera piedra el 21 de enero de 1905 en un acto solemne presidido por el obispo salvadoreño.9​

El 11 de febrero de 1913 el papa Pío X crea la Diócesis de Santa Ana y nombra como primer obispo a Ricardo Vilanova y Meléndez (quien tomaría posesión de su cargo en 1915), posteriormente ese año se consagra la reconstrucción de la parroquia central como Catedral.

En 1922 el obispo Vilanova habilita la primera parte de la Catedral y en 1926 se realiza la inauguración; sin embargo, la construcción seguiría en las décadas que siguieron hasta el 24 de febrero de 1959, cuando siendo obispo Benjamín Barrera y Reyes (segundo obispo de Santa Ana), se termina y consagra el altar de mármol de la imagen de la Señora Santa Ana.9​

El 17 de enero de 1953, Monseñor Santiago Ricardo Vilanova y Meléndez fallece luego de ejercer el gobierno eclesiástico por más de 36 años e impulsar los trabajos de construcción de la catedral. Por esto, el poder ejecutivo pidió a la Asamblea la autorización para sepultar su cuerpo en la catedral, y el 19 de enero de 1953 la Asamblea Legislativa autorizó que sus restos sean sepultados en la catedral.10​

En 1993 se inició la restauración de la catedral; el 22 de abril de 1995 fue declarada Monumento Nacional.

La edificación fue diseñada como catedral neogótica, en contraste con el estilo colonial español de la mayor parte de las catedrales de El Salvador y el resto de América latina. Está formada por tres naves, las cuales son de las medidas siguientes: la nave central con 22 metros de largo y 22 metros de ancho, las naves laterales miden 2 metros de largo y ocho metros de ancho; en conjunto las tres naves forman una cruz.

La torre norte ofrece tres campanas que se activan manualmente, mientras que la torre sur contiene tres campanas que fueron traídas de los Países Bajos en 1949 y se activan electrónicamente. Por otro lado, la catedral de Santa Ana tiene en total 28 imágenes o estatuas, 4 confesorios, 118 bancas y 51 lámparas.