Image
Plaza Independencia

es el nombre de la plaza más importante de Montevideo. Separa Ciudad Vieja del centro de Montevideo, con la Puerta de La Ciudadela por un lado y el inicio de la avenida 18 de Julio por el otro.
Historia  La construcción de una plaza en el espacio ocupado por la antigua Ciudadela fue una idea llevada a cabo por el arquitecto Carlo Zucchi en el año 1837, cuando se decidió ampliar la antigua ciudad colonial, como parte de un plan ordenador de conjunto. Para el ordenamiento de las fachadas se inspiró la obra en sus maestros Percier y Fontaine, la parisina Rue de Rivoli. Si bien este proyecto fue modificado en 1860 por Bernardo Poncini ninguna de las fachadas de la época sobrevive hasta el día de hoy.
Brevemente entre 1896 y 1905 se ubicó en uno de los márgenes de la plaza un monumento en honor a Joaquín Suárez, posteriormente trasladado a la plaza de Av. Agraciada esquina Suárez.
En el año 1905, durante la presidencia de Batlle y Ordóñez, se llevó a cabo la jerarquización del espacio que debía transformarse en la plaza principal de la ciudad, el paisajista francés Carlos Thays fue el encargado del diseño paisajístico de la plaza, que hasta ese momento había permanecido completamente vacía, Thays diseña cuatro parterres de inspiración francesa con fuentes y vegetación, además es el responsable de la plantación de las 33 icónicas palmeras que ornamentan la plaza.
El 28 de febrero de 1923 al finalizar el mandato presidencial de Baltasar Brum se inaugura en el centro de la plaza el Monumento a Artigas, cuya construcción había sido aprobada 41 años antes, en 1882, durante el gobierno de Máximo Santos. La piedra fundamental había sido colocada el 25 de agosto de 1884, sin embargo, el monumento tardó en concretarse. Recién en 1913 una comisión declara ganadores del concurso a los proyectos del escultor italiano Angelo Zanelli y al del uruguayo Juan Manuel Ferrari, aunque este último fue finalmente descartado.
El 27 de septiembre de 1974, durante la dictadura cívico-militar, se dispuso por decreto la creación de un mausoleo para los restos de Artigas en el subsuelo de la plaza. Los mismos habían estado, desde su llegada al país desde Paraguay, en el Panteón Nacional del Cementerio Central de Montevideo hasta 1972 y posteriormente en el Cuartel de Blandengues. El mausoleo, obra de los arquitectos Lucas Ríos Demalde y Alejandro Morón, consta de dos amplias escalinatas de granito que bajan hacia una sala subterránea donde se instaló la urna con los restos de José Artigas; una mastaba de granito detrás del monumento ubicada sobre la urna funciona como lucernario. El 19 de junio de 1977, el presidente de facto de la dictadura cívico-militar, Aparicio Méndez, inaugura el mausoleo.